EPIDIDIMITIS

 

Entre varones sexualmente activos, los gérmenes implicados en epididimitis son C. trachomatis o N. gonorrhoeae. Aquellos que tienen relaciones anales pueden además tener infecciones por gérmenes Gram (–) fecales como Escherichia coli. El cuadro clínico se caracteriza por dolor testicular unilateral y fiebre. La uretritis puede estar presente, pero con frecuencia es asintomática. Siempre se debe descartar patología no infecciosa; potencialmente con elevada morbilidad como la torsión testicular.
En la evaluación diagnóstica de un paciente con epididimitis, debemos tener en cuenta los siguientes pasos:
1. Directo para búsqueda de leucocitos, Gram y cultivo de exudado uretral.
2. Urocultivo del primer chorro de orina.
3. Eventualmente, imagen o consulta con urología a fin de descartar torsión testicular.
4. Serología para HIV y VDRL.

 

Tratamiento

A continuación, se detallan las opciones de tratamiento empírico; con la disponibilidad de cultivos, el tratamiento puede ser optimizado.

Tratamiento de epididimitis

En pacientes con sospecha de bacilos negativos, los esquemas son los siguientes:

Tratamiento de epididimitis

Los síntomas deben disminuir antes del cuarto día de tratamiento antimicrobiano; si persisten, deben reevaluarse los diagnósticos diferenciales. En pacientes que persisten con inflamación, entre otras patologías, se debe descartar tumor testicular y tuberculosis.
Los contactos de pacientes con epididimitis deben ser manejados en forma similar a los de la UG/UNG.